Jna’tik Jnatik

(Extrañamos nuestras casas)

Artistas chiapanecas/os de pueblos maya y zoque, empleando los medios contemporáneos de pintura, instalación y video, presentan obras recientes sobre el tema de los terremotos y la reconstrucción material, sociocultural y espiritual, desde una perspectiva de los pueblos originarios de México.

El título en tsotsil, “Jna’tik Jnatik”, significa “Extrañamos nuestras casas”; con el sentido de pensar en la vivienda y la vivencia con la madre tierra.

Con esta exposición de creaciones artísticas, con prácticas dinámicas, la Galería MUY trae a la Ciudad de México resultados de una práctica de varios meses: Los artistas respondieron al desastre natural – el terremoto del 7 de septiembre – con la creación de obras reflejando sobre los orígenes de terremoto, y con una práctica de arte relacional, continuada ahora en la Ciudad de México, en la forma de talleres y murales en las comunidades afectadas.

Los cuatro artistas conductores de los talleres y quienes reciben a visitantes de la muestra en Corpus Christi son:

  • Antún Kojtom (Tenejapa, 1969), maestro de la pintura y el muralismo
  • Maruch Méndez (Chamula, 1957), artista de instalación y performance tradicional
  • Saúl Kak (Rayón, 1985), reconocido cineasta y pintor
  • Gerardo K’ulej (Huixtán, 1988), talentoso escultor y pintor

y ellos representan a otros artistas mayas, cuyas obras están incluidas en esta exposición (nombrados a continuación).

Al compartir el proyecto Jna’tik Jnatik, en la Ciudad de México, como lugar del terremoto “gemelo” del 19 de septiembre, se abrió todavía más las sensibilidades y necesidad de descubrir el registro de los terremotos en la consciencia de muchos. Está cambiando la consciencia de la sociedad mexicana, al inspirarnos todas/os a reconstruir – mejor – nuestra sociedad, nuestro locus familiar material y emocional. Y claro, en la perspectiva indígena se privilegian la reconstrucción comunitaria, y sobre todo, la relación con la “madre tierra”. De eso se trata Jna’tik Jnatik.

Simbólicamente las/os artistas mayas y zoques invitados al recinto de Corpus Christi lo ocupan al extender sus lienzos muralísticos en el edificio barroco dieciochesco. O lo “reocupan” porque el convento de Corpus Christi fue el primero para “mujeres indígenas nobles” y ahora regresan mujeres y hombres indígenas nobles de corazón. Maruch Méndez, j’ilol chamán, y artista de la cerámica, dedicará un rito de bienvenida al espacio para el uso del proyecto de Jna’tik Jnatik con una performance-ceremonia tradicional de Chamula.

Méndez presenta una instalación con figuras de terracota en una configuración narrativa sobre la diosa de la tierra y el origen de los terremotos en su propio movimiento.

En pintura, Antún Kojtom, Saúl Kak y Gerardo K’ulej introducen narrativas a través de símbolos del conocimiento animista maya-zoque de deidades y el mundo. Sus obras hacen clara referencia a la tradición del mural distintivo en el medio rural chiapaneco hoy e históricamente en todo México.

Se presenta en la sala mayor de Corpus Christi un video realizado por Saúl Kak sobre el terremoto y el arte maya-zoque. Con una práctica de larga data en el medio del video, y trabajos en forma de documental, docuficción y video arte, Kak presenta aquí una obra que emplea mecanismos del video de resistencia, al intercalar acciones performáticas de los artistas, con testimonios de las afectaciones del terremoto.

En esta exposición presentamos obras de arte de:

En general es notable que el arte actual producido por creadores de los pueblos originarios de Chiapas, muestra una desinhibición multicultural, genio en los manejos simbólicos colectivos, y  vuelos técnicos, que lanza esta escuela regional-étnica a un lugar cada vez más apreciado dentro del arte contemporáneo mexicano y del cuarto mundo.

El contexto para su interpretación estética es la descolonización de nuestra época, enriquecida por el aporte zapatista y chiapaneco en general. La recuperación de la tradición y memoria colectiva en idioma figurativo en manos de artistas (académicamente formados y autodidactas) es un acto de empoderamiento cultural. Ocurre además, la crítica a veces irónica de la folclorización de su cultura.

Sobre todo se aprecia en estas obras la transformación de memes tradicionales en construcciones narrativas de la vida de hoy. Usan idiomas de abstracción, sur- y suprarealismos, y los nuevos medios (instalación, video, performance, y la multidisciplinaridad). Y hacen gala de la perspectiva “g-local” particular a los pueblos, intelectuales y artistas mayas-zoques, universalmente relevante y apreciable.

¿Cuáles son los papeles y funciones de la artista indígena hoy? Algo entre rezadora-curandera, lideresa moral, payasa de la fiesta, transgresora, visionaria. Son estos los papeles emergentes dentro de las comunidades. Hacia afuera, incluyen: representante, intérprete, provocadora, enlace comunicadora con todas/os los demás artistas del país y mundo y el público general.

Entonces este proyecto artístico retoma de las culturas indígenas la priorización de lo procesal y lo relacional. El proceso creativo no se esconde, se comparte públicamente. La importancia del “objeto artístico” se desplaza hacia la relación con el/la observador(a). Y los artistas chiapanecos suelen convertir a ellos en partícipes de una manera u otra, como coproductores e interlocutores. Ahí está la lógica de incluir los talleres y conversatorios en este proyecto artístico.

Entre los artistas del proyecto terremoto (Jna’tik Jnatik: extrañamos la casa), coinciden en que la tierra tiene sus guardianes, dueños o representantes, y que es la madre tierra. Consideran desde la cosmovisión maya y zoque que la madre tierra esta sostenida por cuatro dioses y que los terremotos tienen que ver con la relación entre los seres humanos y la madre tierra y los dioses de su sostén.

Estos artistas están asociada/os al proyecto artístico de la Galería MUY, donde han mostrado su obra en varias exposiciones y en reflexiones sobre el arte indígena actual de Chiapas.

 

Maruch Méndez (K’atixtik, Chamula; 1961)

Me’ Nikel (Madre temblor), 2017

pintura e instalación, con figuras de terracota, pintura, piedras, escombro, tierra, madera y estalagmitas

2 x 1.5 x 2 metros

Maruch es autodidacta especialista en terracota, con el barro tradicional de Chamula; quema sus piezas en un fogón abierto en su casa. Méndez, monolingüe en tsotsil, es j’ilol rezadora curandera vidente con altos cargos religiosos en su pueblo natal. Reconocida por sus performances con rito y rezo, Méndez ha presentado sus obras artísticas en México, California y Texas, y París. Representó, con la poetisa Ámbar Past, al Taller Leñateros al recibir el Premio Nacional de Mérito Cívico para su trabajo colectivo en el arte de los pueblos originarios.

“Los primeros seres estaban adentro de la tierra, pero salieron a la faz de la tierra. Nosotros estamos aquí pero no vemos que en la misma faz de la tierra están las diosas de la tierra. Ellas hablan con el Dios en el Cielo.  Hay diablos dentro de la tierra, matan a los seres humanos. Pueden hacer que llueva, pero duro y largo, ocho días, y muchísima agua. Después ya viene el temblor. Pero no siempre nos mata. Cuando cae la tierra, ahí sí, nos mata. Si llega el terremoto — es feroz – e inmediatamente hablamos a la Diosa de la Tierra. Salimos de la casa huyendo. Hay animales feos — malo de corazón — dentro de la tierra. Ellos causan el temblor. Los hombres que salen al campo, hablan con Dios para que les protege.”

Obra de Maruch

Saúl Kak (Esquipulas Guayabal, Rayón, 1985)

Piogbachuwe

2.5 metros X 2 metros

Acrílico sobre tela

2017

Saúl Kak, es artista con una práctica multimedia, incluyendo obras de performance (como colaborador del colectivo EDELO), de cine (coautor de “La Selva Negra”), y apasionado pintor, desde su formación en la escuela de arte UNICACH en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.

“Represento la madre tierra como la diosa, “Piogbachuwe”, que para los zoques representa la dualidad como el bien y el mal o la construcción y destrucción. En nuestra leyenda la erupción del volcán Chichonal (Chapultenango,  Chiapas, 1982) está relacionada con la diosa Piogbachuwe; y la erupción se puede ver como positivo o negativo. Es como ella también provocó el terremoto del 7 de septiembre en Chiapas, para hacernos pensar y reflexionar sobre el actuar del ser humano. Tenemos que ser mas humanos… o mas animales: porque los animales no destruyen a la madre tierra, sino que conviven en su entorno. Hay un sistema estructural en el país, donde son solo unos cuantos quienes destruyen con sus sistemas de intereses y que la mayoría busca un bien para la buena convivencia con nuestro entorno.

DSC00007

Gerardo K’ulej (Lázaro Cárdenas Chilil, Huixtán. 1988)

Yaxal bolom

2.5 metros X 2 metros

Acrílico sobre tela

2017

K’ulej es un artista multidisciplinario, quien trae a escultura y pintura, conceptos originados en su carrera de investigador y docente en la bioquímica y la matemática.

“Mi obra es una expresión de lo sucedido el 7 y 19 de septiembre. Hay un caos, a ver las vivencias de las personas, la incertidumbre del porvenir de los afectados. Y también causa un caos en mis ideas. Represento las placas tectónicas en movimientos. En nuestra cosmovisión, existe cargadores por eso la simbolización del jaguar como un cargador que lo registro como la cola en movimiento, puede crear una perturbación del equilibrio y las destrucciones naturales.”

DSC00009

Antún Kojtom (Ch’ixaltontik, Tenejapa, 1969)

Grito ancestral

2.5 metros X 2 metros

Acrílico sobre tela

2017

El maestro Antún Kojtom, con más de 30 años de realizar su oficio y mostrar sus obras en México, Europa y Estados Unidos, ha promovido el arte entre jóvenes indígenas y no-indígena a través del taller “Gráfica Maya”. Además de grabador, es muralista, con muchas obras en Chiapas

“Utilizo algunos elementos relacionados con la memoria de los tseltales  en Tenejapa. Hay cuatro cargadores; cuando la tierra tiembla es porque los cargadores se cansan de un brazo y se cambian del otro. Represento la placa tectónica con un gráfico diseño  precolombino. La mujer es la madre tierra ancestral, con un grito desesperado. En la mano derecha sostiene los daños o las heridas que se le hace con la extracción del petróleo, guerras, bombas atómicas  o deforestación. Por otro lado el terremoto que pasó el 7 de septiembre con todos los daños que dejó en la Costa y en los Altos. La sociedad mexicana se unió a esos dolores, al dar la mano para ayudar. También represento el ojo de la madre tierra, el ojo de las plantas; la vida empieza a florecer y en la parte de arriba hay una casa nueva.”

DSC00400

Maruch Sántiz (Cruzton, Chamula; 1975)

La huella del terremoto, 2017

portafolio-libro, 22 imágenes en formato de libro-portafolio, diseño por Rafael Lugo e impresión por Isaac Guzmán de Batsi Lab.

Maruch Sántiz, una de las fotógrafas más reconocidas en el arte contemporáneo mexicano, y apremiada de FONCA entre los jóvenes creadoras, ha mostrado su obra en el Festival Internacional Cervantino, y en exposiciones frecuentes en este país, Europa y Estados Unidos; ha publicado libros de fotos con texto, que explora las creencias tradicionales de Chamula y también el empleo de plantas medicinales.

“Nos ha marcado una historia inolvidable. Estas fotos las tomé en mi casa en Las Piedrecitas, Chiapas y también en casa de mis tías allí mismo. Las afectaciones fueron de las lluvias y con el terremoto. Mis fotos documentan en dónde se cayeron las casas y otras que fueron dañadas, con grietas, y así.”

Darwin Cruz

(Sabanilla, 1990)

Patriotismo ante la desolación

1.50 metros X 0.70 metros

Acrílico sobre tela

2017

Cruz es egresado de la escuela de arte UNICACH, y el artista más joven del grupo de creadores chiapanecos, sujetos en el proyecto y libro Mirar en Chiapas: artistas visuales contemporáneos.

“Una obra que se inspira en este dolor que enfrentó nuestro país hace algunos meses. Gracias a la unión pudimos salir adelante. Hubo mucha gente que sufrieron daños físicos y materiales, y sin embargo estuvieron apoyando para salir adelante.”

20171209_133418

Juan Chawuk (Las Margaritas, 1971)

Dualidad

Medida: 1.80 metros X 0.80 metros

Acrílico sobre tela, 2017

 Chawuk es pintor, muralista, escultor y artista de performance, formado en La Esmeralda y de manera autodidacta, quien recientemente presentó su obra en el Quai de Branly, museo especialista en arte del cuarto mundo, en París.

“En esta obra la niña juega con su dualidad de animal, siente el latido de la tierra, el latido de la vida y en eso hay reacomodos emocionales, sociales y terráqueos muy universal. Ahí surgen los terremotos. En esos reacomodos hay vidas y muertes, hay fluidez, son ritmos que duelen pero pasan desde el nivel espiritual muy invisible a los ojos, la niña lo siente sabe que tiene que pasar.”

20171209_133314

Carlos de la Cruz (San Cristóbal de Las Casas, 1989)

Abrazando a México

1.50 metros X 0.70 metros

Acrílico sobre tela y cinta adhesiva

2017

Carlos de la Cruz, de origen zinacanteco y sancristobalense, es autodidacta con especialidad en pintura y dibujo. Como maestro de educación primaria en el medio rural e indígena, Carlos siempre se enfoca en el tema de la niñez.

“Dedico esta obra a los pequeños que fallecieron en el colegio Enrique Rebsamen el pasado 19 de septiembre; es una forma de representar también la labor tan importante de los rescatistas. Recientemente, salió el comentario de una pequeña que decía “es como cuando mi mamá sacude la cama, es para limpiar y sacar todo lo que está mal, entonces tal ves algunos pueden pensar que es para sacar lo que está mal en el planeta”.

20171209_133429

Raymundo López (San Andrés Larráinzar, 1989)

El reclamo de la madre naturaleza

1.50 metros X 0.70 metros

Acrílico sobre tela

2017

López, recién egresado de la escuela de arte UNICACH en Tuxtla Gutiérrez, es pintor y dibujante; también es especialista en la iluminación teatral para FOMMA, un grupo de actrices de habla tsotsil y tzeltal en San Cristóbal de Las Casas. Esta obra forma parte de una serie de pinturas que emplean el meme de los juegos del azar y estrategia, llevados a los temas actuales de su pueblo natal de San Andrés Larráinzar.

“Se basa en la memoria de los cinco niños que murieron en Larrainzar en el deslave de un muro que se había dañado con el terremoto. Hablo de manera general de la desgracia que pasó en todos lados, puse la raíz que significa que la madre naturaleza nos da y nos quita la vida. No ve si somos ricos o pobres.”

20171209_133352

Manuel Guzmán (Chana, Tenejapa; 1964)

Terremotos

Díptico, cada cuadro mide 60x90cm

Óleo sobre tela, 2017

Manuel Guzmán, pintor y dibujante, es un artista autodidacto con una práctica de más de tres décadas. Sus obras son el resultado de una investigación de la tradición oral tenejapaneca; también se inspira en los sueños y en la vida cotidiana de su comunidad. Recibió una mención honorífica del jurado del Premio al Arte Indígena de Chiapas de 2016, del Consejo Estatal para las Culturas y las Artes de Chiapas.

“Pinté  a la iglesia cayendo por el terremoto. Se ven personas muertas y atrapadas. También el terremoto de la Ciudad de México, cayeron muchos edificios y murieron personas.”

20171209_133649

 

Proyecto “artivista”

En este proyecto multimedia se exploran las funciones del arte/artista en el contexto sociopolítico definido por el desastre natural y social del terremoto.

Consiste en dos videos, cuatro talleres y una colección de artefactos referentes a las intervenciones de los artistas Antún Kojtom, Saúl Kak y Gerardo K’ulej, en acciones de la sociedad civil en la reconstrucción pos terremoto  en Chiapas.

Hace referencia a la conceptualización y realización de un taller artístico para personas afectadas por el terremoto en el municipio de Jiquipilas, y a la creación de un mural conmemorativa de los estragos locales del terremoto en el municipio de Villaflores. Las dos acciones fueron realizadas colectivamente por parte de Kojtom, Kak y K’ulej, mencionados anteriormente. Finalmente, este proyecto “artivista” incluye la creación de cinco murales pintados en blanco y negro en las paredes interiores de la Galería MUY en San Cristóbal de Las Casas con diseños de Antún Kojtom y detalles hechos por el conjunto de los demás artistas en esta exposición y otros, como tela de fondo para una celebración de Todos Santos incluyendo el recordatorio del terremoto.