REFLEJOS DEL CAMBIO EN LA MEMORIA

Reflejos del Cambio en la Memoria:

Obra reciente de Antún Kojtom y Kayum Ma’ax

En esta exposición, Reflejos del Cambio en la Memoria, damos a conocer series de obra reciente de dos maestros de la escuela maya chiapaneca: Antún Kojtom y Kayum Ma’ax. Están en diálogo sobre los mundos socio-estéticos que habitan, sobre los pueblos mayas chiapanecos, con profundísimas tradiciones, y en procesos de cambio radicales. Pintan sobre ayer, hoy y mañana, pero desde una cosmovisión donde el tiempo es una sonrisa sobre lo eterno.

Cada uno se aplica al lienzo con singular energía, Kojtom con un gesto grande  y coloración alegría; Ma’ax con una concentración al aplicar la pintura con pincel fino, para realizar su intensa configuración del detalle. Los dos artistas han participado en la escuela gráfica maya desde los momentos históricos en los años 80s, con talleres e intercambios entre los jóvenes pintores y grabadores de comunidades de habla tzeltal, tzotzil y un lacandón. Han seguido siempre con interés la carrera uno al otro, y ahora la vitalidad confluyó; se animaron por exponer juntos obras recientes inspiradas por la comisión de la Galería MUY. Decidieron pintar juntos en un mismo gran lienzo, y las formas que bailan sobre él nos pone en mente de un dueto entre músicos neo-bonampaqueros hoy.

Antún Kojtom (Ch’ixaltontik, Tenejapa, 1969) aprendió y perfeccionó dibujar, pintar en lienzo y mural y hacer grabado, mediante una práctica más de 35 años. Comenzó en su pueblo natal, de manera del autodidacto apasionado, se desplazó a Puerto Vallarta, Jalisco y durante seis años se entregó al minucioso estudio de la técnica gráfico al participar con un colectivo de artistas; desde 1993 tiene su taller en San Cristóbal de Las Casas y hogar en Tenejapa donde se nutre de la tradición y vistas de su pueblo. Kojtom fue un  fundador del grupo Bonbajel Mayaetik y fundó el taller Gráfica Maya “bajo los objetivos de promover el arte como medio de transformación social y la recuperación del conocimiento ancestral de los Pueblos Mayas”.  También en las palabras del Maestro Antún:

Cada día que pasa voy descubriendo nuevos elementos, y uno de los más importantes que he logrado entender es el ch’ulel, es decir, la energía vinculada a los cuatro elementos: tierra, agua, luz solar y viento.

Kojtom ha expuesto sus oleos, acrílicos, dibujos y grabados, de manera individual y en grupo, en Chiapas y otras partes de México, en Estados Unidos y en Europa.

Kayum Ma’ax (Nahá, selva lacandona, Ocosingo, 1962), distinguido con el Premio Chiapas en 1992, tiene más de 30 años en la práctica del arte como un pintor orgullosamente autodidacta – quien ha aprendido de su inspiración por la naturaleza animada –, y quien ha logrado el reconocimiento del mundo artístico chiapaneco y mundial por su técnica inspirada y la profundidad espiritual de sus creaciones. Kayum Ma’ax, hijo del líder histórico el difunto Chankin Viejo, creció en el entorno de una familia de gran cultura lacandón y hoy Ma’ax es reconocido por su enorme acervo de conocimientos de la tradición oral y la sabiduría espiritual de su pueblo. Los temas de su pintura giran alrededor del “jardín” selvática que es la selva lacandona, es decir la relación de los seres humanos, animales, seres divinos y la tierra. Todos sus cuadros son dados por los poderes, al explicar su práctica Kayum Ma’ax, y se permiten comparar con las imágenes narrativas de los códices mayas.

No es demás comentar que el maestro Kayum emana una felicidad liberadora en su manera de vivir y relacionarse, con un sentido del humor marcado, lo que se transmite en su obra pictórica, sin duda.

Ma’ax ha expuesto sus oleos y acrílicos de manera individual y en grupo, en Chiapas, la ciudad de México, Miama, EEUU, y Madrid, España.

Los dos creadores se fascinan por el arraigamiento de la localidad y su deslocalización por los tiempos y fuerzas mayores. Las figuras pintadas usan el vestimenta tradicional y localizadora de los pueblos de origen de cada uno. Se las sienten en su dimensión genealógica, en la civilización maya que es a la vez cotidiana y totémica: los hombres y las mujeres enfrentan sin mediación el jaguar que es sol, la mujer que es luna, y otras composiciones arquetípicas que trazan la línea entre lo local y lo universal.

Pero el mundo está deslocalizado ahora – estamos hablando del lamentado “cambio” en la boca de toda gente tradicionalista, y el enfoque de esta exposición en la Galería MUY. Asume su real faz de la colonización histórica y nueva. La opresión de las conquistas es palpable, tanto la española hace más de quinientos años como la del capitalismo que les robó gran parte de sus tierras y el neoliberal consumista de hoy, que puede ser la más invasiva, por ser deslocalizante desde adentro. El habitus para Ma’ax es peligroso, para Kojtom está enfermo.

Finalmente la atracción de este diálogo es su fe en la regeneración. En la obra de Ma’ax la regeneración vegetal nos renueva la imaginación y esperanza; en la de Kojtom la regeneración civilizatoria, simbólica, nos instrumenta para inventar autonomías contemporáneas inspiradas en las de los mayas. Y viceversa, ya que Ma’ax es igualmente simbolista y Kojtom comprometido con la ecología profunda. Este es un diálogo entre tzeltal y maya, de proyectos locales y del maya-universal.

Estamos frente el arte político-espiritual. Kojtom y Ma’ax demuestran que el papel del artista es de ocupar tal campo con confianza, valentía y humildad.

 

Curador: J Burstein

11 de diciembre de 2015

galeriamuy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *