Auto-consulta con arte

 

notas sobre la exposición y las obras                   diciembre 2018 – enero 2019

Esta exposición, “Auto-consulta con Arte”, de Saúl Kak (Guayabal-Rayón, 1985) recoge material y obras del maestro de su producción durante los últimos tres años. A la Galería MUY nos complace haber compartido con Kak experiencias ricas y profundas sobre este importante proyecto de “arte político”, “arte participativo” y “arte procesual”: un extraordinario ejemplo del arte contemporáneo zoque.

Frente las “consultas no-consultas” que suelen (no)realizar, intelectuales y artistas activistas zoques presentan su concepto de “autoconsulta” con asambleas, manifestaciones, mismas que se ha abierto a la investigación artística, ejemplificando material desde la experiencia vivida y reflexionando con lenguaje y gesto artístico, creando simbologías impactantes tanto para su mismo pueblo como para las y los demás. El artista crea capas afectivas, desde la reverencia por el tema ecológico, el exposé histórico y la mofa del artista indígena consciente que la actitud del poder es también serioburlesca.

La información a continuación fue compilada por el artista, con el apoyo de Martha Alejandro, colaboradora de la Galería MUY.

ANTECEDENTE

Dos presas hidroeléctricas, de nombres “Nezahualcóyotl/Malpaso” y “Chicoasén/Manuel Torres Bodet”, se construyeron en los cauces del río Grijalva en los años 1958 y 1966. Ambas presas ocupan territorio del pueblo zoque; la presa Malpaso inundó la comunidad de Quechula mientras la presa Chicoasén inundó Osumacinta. Finalmente, el gobierno ofreció a los habitantes reubicación, servicios básicos, energía eléctrica y un gran plan de desarrollo. Nunca fue llevada a la realidad la gran parte de estos compromisos.

En 2014 dio inició la construcción de otra presa: Chicoasén II, río abajo de la presa Manuel Torres Bodet. Se sabe que para ceder 180 hectáreas de tierras, ofrecieron 142 obras: 77 obras sociales y 65 proyectos productivos, con una inversión de $105.8 millones de pesos. Calcularon que se iluminaría todo Tuxtla y se generaría 571 megawatts al año. Pero pobladores afectados cuentan que no existe ningún tipo de beneficio, ni de los mencionados y prometidos. Al contrario, el lugar sagrado donde acudían para hacer sus ceremonias fue destruido con explosivos, pues ahí es donde se levanta la cortina.

Los pueblos que coexisten con presas del río Grijalva pertenecen a la cultura zoque. Ellos, durante 15 días no tienen luz, los arreglan duran 5 días y nuevamente se va. Las tarifas eléctricas son elevadas. Constantemente hay fallas y la Comisión Federal de Electricidad; no las arregla. Las personas acuden a la Comisión Federal de Copainalá para reportar las fallas, pero no les atienden; CFE no da solución. Nos duele mucho que un hombre de La Nueva (comunidad afectada por la construcción) se debatía entre la vida y la muerte ya que sufrió un accidente al querer arreglar el problema de la energía eléctrica que les hace falta. Ellos no están de acuerdo con la construcción de la nueva presa porque más que beneficio, más bien les trae destrucción.

Los habitantes de Quechula fueron reubicados en las márgenes de la presa. Narran que un pescador tiene que vender su pescado el mismo día porque, con luz incierta, las altas temperaturas echan a perder todo muy rápido. Los habitantes son de la idea de no pagar la energía eléctrica mientras se llegue a un acuerdo justo.

INUNDACIONES Y SUPERVIVENCIAS: DESPOJO DEL TERRITORIO Y LA RESISTENCIA ZOQUE (de Chicoasén II al proyecto de pozos petroleros)

En 2015 inicié el proyecto “Inundaciones y Supervivencias”, acompañado de la Galería MUY, en San Cristóbal de Las Casas. Este proyecto consta de obras artísticas generadas a partir de la investigación y reflexión en torno a lo que estaba pasando durante la construcción de la presa Chicoasén II. Documenta cómo los pueblos zoques han sido despojados de sus tierras con el discurso de la modernidad.

Este interés nace a partir de mi pertenecía zoque. Como artista me preocupa los cambios que está ocurriendo en mi cultura. Para las y los zoques la tierra es como “nuestra madre”, quien nos da la vida. La política del estado ha sido de despojo, sin consultar a los pueblos. Es por la fuerza que se han hecho los proyectos en las regiones zoques.

La propuesta de este proyecto artístico consiste en crear una narrativa relevante para mi pueblo, y para otros públicos, permitir la experiencia compleja de esta situación, reflexiones, y acciones. El proyecto consiste en distintos componentes trabajados durante estos tres años y varios han sido ya compartidos con mi pueblo y también en espacios de exposición en San Cristóbal de Las Casas y Tuxtla, Chiapas.

Libro de artista

A partir de una leyenda que muestra la supervivencia del pueblo zoque, una serie de dibujos narran la historia de Nawayomo, quien quería inundar el pueblo para darles riqueza a costa del sacrificio de las jóvenes. Para la realización de este proyecto trabajé con el artista Carlos Olvera. De las 14 imágenes realizadas en tinta china entre los dos artistas, están basadas en el texto creado por Kak, se hizo una impresión en serigrafía, con el apoyo del maestro Arturo Negrete del taller 75 grados, y se formó cosiendo 50 ejemplares del libro.

Video y performance

Me acerqué para conocer las voces de los habitantes en donde ya existen presas y donde se construye la presa Chicoasen II. De este encuentro surgieron ideas para videos y performance. (Y por supuesto pintura, que sigue siendo la base de mi práctica artística como comentaré más a continuación).

En turno a 2016, nos enteramos de que el gobierno federal pretendía licitar 12 pozos petroleros, que iba a afectar 84,500 hectáreas de tierras zoques. A diferencia de otros tiempos, ahora los habitantes de esta región se movilizaron para la defensa de su territorio. Como artista de esta región no podía quedarme con los brazos cruzados. Entonces decidí acercarme a la región y conocer de más cerca  lo que estaba pasando. En un diálogo y reflexión, propuse hacer una acción artística en el municipio de Rayón, que consistió en un video que muestra la danza tradiciponal de Santiago. Leído en términos de la cultura zoque, esto fue una clara denuncia del despojo del territorio. Se distribuyó, con considerables réplicas, por las redes sociales.

¿Cuáles son los factores que ahora (en 2018) llevan a los pueblos zoques a defender su territorio de manera más contundente que antes?

Esta pregunta me lleva a pensar en el levantamiento armado de los compas zapatistas. Cuando fue el levantamiento, los pueblos zoques no participaron salvo algunos cuantos. Claro, habiendo hecho erupción el volcán Chichonal en 1982, algunos zoques, reubicados en Ocosingo, sí participaron en la lucha armada del ‘94. Mientras que los otros pueblos zoques, estaban sorprendidos y decidieron no participar.

Pero en territorio propiamente zoque, en los últimos años algunas comunidades han sido engañadas por los proyectos extractivos, que empresas extranjeras vienen a ejecutar en nuestro territorio. Esto ha motivado a que el pueblo zoque emprenda una lucha para ya no dejarlos entrar. Los hechos hablan:

  1. La reubicación del pueblo de Quechula, con promesas de mejora pero nunca les cumplieron.
  2. En San Isidro Las Banderas, para la explotación de la minería les ofrecieron beneficios, que no les cumplieron. Al contrario una tragedia llegó, una parte del centro de la comunidad se colapso, la tierra se hizo infértil y no hubo trabajo para los habitantes de la comunidad.
  3. El proyecto “Ixhuatán Gold”, ubicado en Ixhuatán, Chiapas: desde hace mucho tiempo ha sido explotado para la extracción de oro y plata. En la salida de la mina, las personas viven en condición de pobreza, no tienen las condiciones para vivir bien, se dedican a vender frutas. Por la carretera, se puede ver la gente humilde, los enfermos bloquean la carretera para pedir apoyo económico para poder curarse. Esto contrasta con la riqueza que se explota en la región y la falta de oportunidades de los habitantes. Esto ha generado que la gente, se dé cuenta que están siendo engañados.
  4. En una comunidad llegaron personas del gobierno, a ofrecer beneficios como: carreteras, clínicas, drenaje, mejora de su iglesia, y  Pronto se enteraron las demás comunidades de la región, que habían llegado, a ofrecer mejoras, sin consultar si ellos querían el proyecto. Eso motivó a organizarse, para protestar en contra del gobierno, porque no se le había consultado al pueblo. A partir de ahí los zoques empezaron a informarse entre ellos mismos. El 22 de junio de 2017, en una marcha sin precedentes en la historia zoque, dicen: “No al despojo del territorio, Si a la vida”. Ante esto el estado mexicano, suspende la licitación de la ronda 2.2.
  5. A raíz de la suspensión de la licitación de las tierras zoques, los pueblos se dieron cuenta que se podía cambiar la historia. Decidieron seguir organizándose, sumando más municipios. Ya no solo están luchando contra los hidrocarburos, también contra la minería, hidroeléctrica, geotermia, o contra cualquier proyecto de despojo. Ahora los zoques se están organizando, para vivir en armonía. Están proponiendo la mejora en la economía, distribuyendo productos de la región, como el café, y en la educación, están proponiendo una educación a partir de su cosmovisión.
    1. La emigración zoque es mayor, no por eso se pierden. Porque hay zoques en diferentes estados como: Ciudad de México, Oaxaca, Veracruz, Guadalajara. También en Estados Unidos, desde cualquier lugar aportan para la  existencia de su cultura.
    2. Mi hipótesis es que a raíz de las reformas estructurales y en específico la energética (2013-14, siendo el sexenio de Peña Nieto) el pueblo zoque se organizó para la defensa. La experiencia que tienen los pueblos zoques a partir de que conocen los engaños del estado. Una característica de la resistencia es que fueron los ejidatarios quienes se vieron amenazados por el despojo de sus tierras, desde la creencia de los zoques la tierra es un ser viviente sagrado NASAKOBAJK (madre tierra), con quien coexiste fueron sumándose, organizaciones ya establecidas. Jóvenes zoques con educación académica, mujeres y hombres de los diferentes pueblos zoques. Se tejieron las redes hasta conformar el Movimiento Indígena del Pueblo Creyente Zoque en Defensa de la Vida y el Territorio (ZODEVITE).
  6. Frente lo que estaba pasando en los pueblos zoques, trabajé pintura, fotografía y video. Mis ideas los expuse en la asamblea y en el encuentro de los pueblos zoques.

Mantas para protesta 1

130cm x 97cm

acrílico sobre tela

2018

Dos formas de vida:

(1) el pueblo en armonía; vida. Y

(2) el capitalismo, pensamiento de despojo; muerte.

Mantas para protesta 2

114cm x 129cm

acrílico sobre tela

2018

El 22 de junio, 2017. Una caravana de varias comunidades zoques, se dirigen a la capital chiapaneca para exigir que se detengan la intención de despojo, con la Ronda 2.2 afectando a más de 84,500 hectáreas de tierras. Amenazan sus tierras y sus territorios, con la construcción de presas hidroeléctricas, pozos petroleros y concesiones para la minería extractiva.

Performance 1:

performance 2:

Se denuncia, el despojo de la madre tierra. De los lugares que generan energía eléctrica para sostener la modernidad de las ciudades lejanas. En Chiapas, varios pueblos fueron reubicados. Porque sus hogares, fueron inundados por la construcción de las presas hidroeléctricas. El personaje azul, representa la idea del saqueo de los recursos naturales, es lo contrario a la idea de la naturaleza, como sagrado. El personaje atado, es la madre tierra atrapada para ser esclavizada, por cables del personaje azul.

Pinturas

El arte como propuesta para la defensa del territorio: el proyecto consiste en entrelazar componentes territorializados en los pueblos zoques con otros cuya función principal es de representar la situación del pueblo zoque a públicos exteriores.

Hice una serie de cuatro cuadros que narran distintos momentos y reflexiones en torno a la construcción de la presa Chicoasén. Las obras están organizados en tres momentos: 1 leyenda zoque de Tecpatan. 2 La destrucción. 3 Chicoasen II. Piezas hechas con acrílico sobre tela, de 1.20m x 1.20m.

“Colorados vs zoques”

1.20m x 1.20m

acrílico sobre tela

2016

Esta pintura representa la inundación de un pueblo. Los zoques ya hablaban dentro de su leyenda y la historia ha rescatado algo de ese tiempo. Los zoques de Tecpatán tenían problemas con un grupo de personas de otra comunidad conocido como “los colorados” (porque venían pintados de rojo). Los colorados tenían poderes sobre naturales: se convertían en animales. Dentro de las comunidades zoques también unos tenían poderes; habían curanderos, hombres sabios, que adquirían formas de animales (sus ko´jama) para pelear.

La leyenda narra que un señor zoque era curandero y negociante, se fue a vender servilletas que se utilizan en ceremonias o rituales especiales. Los colorados lo rodearon y lo atacaron, mostrando sus poderes. Pelearon con el señor transformándose en animales feroces. Uno de ellos se convirtió, en cocodrilo y bloqueo el cause del río. El señor estaba del lado de arriba del río, el agua comenzó a inundar la zona. El tecpateco subió, a la parte más alta, donde aún no llegaba el agua. Se agachó, tomo de su morral una aguja y la enterró en el pasto y encima de la aguja colocó una hoja parecida a las que se bendice en semana santa. Lo sopló y tomó forma de una palmera; el tecpateco subió sobre ella para defenderse. El tecpateco sacó de su morral un carrizo y empezó a entonar el sonido del rayo. Su música se escuchó. En

toda las montañas y en las comunidades de Tecpátan, era un llamado de alerta a su pueblo. En el pueblo se oyeron los repiques de las campanas y los demás zoques, se fueron al rescate. Llegaron a la batalla, a enfrentarse con los colorados. El señor le daba poder al pueblo, con su música de carrizo; entre más tocaba, el cocodrilo se iba congelando y así derrotaron a los colorados. El cocodrilo son las montañas que están alrededor, de donde se enfrentaron en el cause del río Grijalva.

“La destrucción”

1.20m x 1.20m

acrílico sobre tela

2016

“Ya no hay árboles mamacita lo acabaron todo lo que es alrededor del río, está pelón, ¡escarbototeado!” Una señora de la comunidad La Nueva narra de cómo se encuentra el lugar sagrado de sus antepasados.

 

 

 

“Chicoasen II”

1.20m x 1.20m

acrílico sobre tela

2016

Un habitante de La Nueva cuenta: “vinieron a ver que hacía falta: carreteras, parques... Pero están bien acabados, ¡ay Dios mío! Mi esposo paga a gente con tal de que lo compongan aquí, porque se hace un gran escarbadero. El agua ahí pues lo escarba la carretera, la calle. Ellos me dicen que iban a ayudar, que lo van a componer, que iban a hacer jardines en nuestra comunidad… ¡Nada de eso! Son las máquinas: donde quiera están trabajando, ahorita está derrotado todito, donde llegábamos a hacer nuestro campamento. Porque también nosotros íbamos con nuestros hijos, allá dormíamos, allá cocinábamos, todo. ¡Hasta dan ganas de llorar! ¡Porque está derrotado todo! Ya no hay árboles.

“Inundaciones y supervivencias”

1.20m x 1.20m

acrílico sobre tela

2016

Dentro de la experiencia zoque se considera el agua benéfico… y también destructor. La pintura sugiere una interpretación de inundación. Se observan personajes, una llave de agua, que inunda con chorros a quienes ahí habitan. Son habitantes de un pueblo zoque. La condición de olvido, en las que viven. De explotación, saqueo, engaños. Ha cambiado su actuar, ahora listos para defender lo que es suyo.

“La tortuga”

110cm x 91 cm

acrílico sobre tela

2018

 

Vivimos en tiempos en donde el dinero y el poder son los motivos fundamentales de las grandes empresas y nuestros gobernantes. Nos despojan de nuestras tierras, sin importar los daños que le causan al medio ambiente o nuestra salud.

En esta obra la tortuga representa la tierra, que está siendo herida por las torres para la extracción del petróleo. También están los grandes edificios de las ciudades, que simulan el desarrollo. Por el otro lado, las pequeñas comunidades que viven en armonía lejos de la ciudad. Debajo de la tortuga, encontramos a un caracol que representa el tesoro que quieren llevarse las empresas. Podemos observar a las hormigas y otros seres defendiendo a nuestra madre tierra.

 

“Wane (música)”          

60cm x 70cm

acrílico sobre tela

2017

En la cultura zoque, la música de tambor y el carrizo son importantes. Acompañan a las danzas, para pedir por la siembra o también para acompañar a las familias que entregan sus ofrendas. En las fiestas de diciembre o en la fiesta espiritual del Patrón de Esquipulas.

Hay creencias que se tienen en los pueblos zoques, y una de ellas es que las culebras se suben en la punta de los árboles y adquieren formas de nubes. Vuelven a bajar en forma de nube, rayo y agua. Los zoques empezaron a crear su tambor, para que tengan más abundancia, en agradecimiento danzan a la vida y ponen incienso. El sonido del tambor representa el rayo. Creen que de ahí baja el agua que alimenta los seres vivos. Todos los sonidos que se produce en la naturaleza dan forma a los seres divinos como los duendes.

“La cocina de la piowachugue”

60cm x 60 cm

acrílico sobre tela

2018

En la creencia de los zoques cuentan que el volcán tenía su dueña que en la mañana era una niña, a mediodía una joven y en la noche una anciana. Días antes de la erupción pasó a invitar en las casas que iba tener una fiesta y que fueran, que iba a ser su cumpleaños, la gente no prestó mucha atención porque pensaron que era de otra comunidad. Pero en días siguientes inició la erupción, en donde mucha gente quedó sepultada y otras personas fueron desalojadas. El gobierno los llevó en diferentes albergues, perdieron todo lo que tenían. Los reubicaron en diferentes municipios, para ellos fue difícil adaptarse al clima, por la tierra que no eran tan productiva, como ellos estaban acostumbrados.

En la actualidad muchas personas, que fueron afectadas por la erupción del Chichonal, no lograron recuperar su patrimonio.

“Seres y dueños de la tierra”

50cm x 60cm

acrílico sobre tela

2018

Para muchos de nosotros, tenemos nuestras raíces en Chapultenago. No nacimos allá, pero nuestros abuelos, y padres, si. Por causa de la erupción del volcán Chichonal nos reubicaron en Rayón. De niños siempre nos hablaron del lugar. Tuve un sueño antes que iniciara la lucha de los pueblos zoques. Soñé que en Chapultenango, se estaba construyendo un edificio parecida a la basílica de Guadalupe. Me acerqué y vi que la gente iba caminando con palas y picos, carretillas, tablas,... Iban todos, mujeres, niños y hombres, para ayudar. Fui adentro. Las personas estaban pegando mosaicos, de piedras cortadas con trazos ancestrales de la región. Colocaban, unas pinturas con relieves prehispánicas. Se veían impresionantes figuras de oro, jade, pieles y plumas. También habían esculturas, otras personas colocaban enormes pinturas sobre los muros.

La construcción del edificio, así lo interpreté. Como el anuncio del renacimiento de la organización. Un movimiento que está germinando, para el cuidado de la vida, de la tierra. La persona que está en la parte de arriba, con el símbolo del habla, advierte a la gente la amenaza que ya los rodea: ¿Qué va a pasar si se abren los pozos petroleros? Nos traerá muerte, aseguran. El pájaro va volando, lleva una bandera que defiende la vida. Un rostro emerge de la montaña es kotsojk pot, es la representación de nuestros ancestros.

“No al fracking”

80cm  x 60cm

acrílico sobre tela

2018

En la pared de una casa de un habitante zoque existe un rótulo con el siguiente texto: “No al fracking “.  El

fracking, es una técnica de perforación para la extracción de hidrocarburos que usa mucho agua y genera contaminación a la tierra. La mezcla de colores, en la pintura nos representa la riqueza que hay debajo de nuestros pies.

 

 

 

 

 

“La puerta”

60cm x 60 cm

acrílico sobre tela

2018

Los pueblos tenemos cosmovisiones como una forma de ver el universo. Existe un lugar donde nosotros tenemos que rendir cuentas a nuestros antepasados, que es el ipstojk  (se llama “veinte casas”). Hay una destrucción de la madre tierra, se está acabando, se está hiriendo. Y somos nosotros mujeres y hombres zoques, que tenemos que rendir esa cuenta. La pregunta sería ¿Que cuentas le vamos a entregar a nuestros antepasados? La historia nos pone, en este siglo XXI, del lado de la defensa de nuestra madre tierra. Los zoques hemos dicho que “no al despojo de nuestras tierras”. Los pueblos en asamblea de manera contundente le decimos al estado:  “No a los proyectos extractivos”.

“Los seres de la tierra”

50cm x 60cm

acrílico sobre tela

2018

Esta obra representa la tierra, que está siendo saqueada y explotada. Los personajes con cuernos, simbolizan la superficie de la madre tierra. Pero también la ambición de los hombres, que la están asesinando poco a poco, le extraen su energía, su fuerza de la tierra. Si continúan saqueándola, provocará un desequilibrio. Los dioses que se ven abajo, son los que cuidan la tierra.

“Zoques organizándose”

70 cm x 60 cm

acrílico sobre tela

2018

En  2016 el gobierno federal, tenía intenciones de afectar a municipios de la zona norte de Chiapas. Que corresponde al territorio zoque con la intención de extraer hidrocarburos. Es entonces cuando los pueblos afectados deciden organizarse y no permitir la entrada de empresas extranjeras para el despojo de sus tierras ya que la vida diaria de los habitantes depende de sus tierras, con la siembra del maíz, frijol, café, calabaza y árboles frutales.

Esta pintura hace referencia, a la asamblea y acuerdos tomados el 25 de marzo de 2018 en Francisco León, donde quedaron sepultados los pueblos cuando hizo erupción el volcán Chichonal. A 36 años de la erupción, surgió una convocatoria para la defensa del territorio, asistieron varios pueblos y comunidades zoques. Un mensaje contundente al gobierno fue: “No a los hidrocarburos, No a la minería, No a la geotermia y No a todos los proyecto extractivos y de despojo”.

“Primeras manifestaciones en comunidades zoques”

33cm x 61cm

acrílico sobre tela

2017

Esta pintura hace referencia, a una de las primeras marchas de las comunidades. Cuando se enteraron que los querían despojar de sus tierras, la gente empezó a salir a manifestarse. Al inicio de la lucha eran pocos. En la pintura hay círculos que simbolizan las personas que están marchando. Las montañas y los personajes de arriba son seres que cuidan las montañas; y también está el sol.

“El nido”

50cm x 60cm

acrílico sobre tela

2018

Se puede observar en la parte superior el tractor. Es el símbolo del discurso de la modernidad y el despojo. También hay un nido de un ave que representa, nuestro territorio y el espacio donde vivimos. Hay una resistencia del pueblo, figurado en la imagen del ajtitan (danzante) y del cocodrilo. Las mazorcas que vuelan, son las que defienden la vida. Anteriormente se creía que las mazorcas, el frijol y demás plantas  volaban, cuando lo hombres se empezaron a portarse mal (pecar), empezaron a pagar. Desde ahí dejaron de volar.

“El corazón”

50cm x 60cm

acrílico sobre tela

2018

Para los pueblos, la tierra es su madre quien les da sustento, es la vida. Los pueblos han vivido tiempos difíciles desde hace un tiempo en México. Hay una política de despojo (con el programa agrario, Procede). Hay pueblos que aceptaron el Procede y ya sufren las consecuencias.

 

....................................................................................................................................................................