0

Inocencias e Identidades

La Galería MUY tiene el agrado de presentar el proyecto artístico “Inocencias e Identidades” realizado de manera colectiva por “Hombres Rayo”: cinco pintores de descendencia maya y procedentes de comunidades del Chiapas rural. Los integrantes del colectivo no solo comparten visiones basadas en la cosmovisión maya y la situación critica socio-política y ecológica de los Altos y Cañadas-Selva de Chiapas. También, comparten trazos: colectivizaron la misma creación de sus obras, con algunas intervenciones directamente en cuadros del uno y el otro.

En diversas culturas de meso y aridoamerica el   rayo es visto como símbolo sagrado, una energía    celeste que surge como emanación de lo divino para fecundar la tierra y el cielo mediante la lluvia.
(de entrevista con Juan Chawuk)

Juan Chawuk (Las Margaritas, 1971), pintor y artista de performance, maestro pivote de este proyecto colectivo, estudió el arte en la Academia de San Carlos, y ahora en su práctica se incluyen la pintura, el performance, la fotografía, y la escultura-instalación. Este proyecto y ahora exposición nació en el taller de Chawuk, donde se reunen artistas jóvenes ávidos por pintar,  y compartir experiencias en el arte y la vida a través de tertulias bohemias artísticas. Se reconoce su vocación por la enseñanza al compartir la libre experimentación creativa. Chawuk expone en México, Estados Unidos y Europa.

Darwin Cruz (Sabanilla, 1990),  artista emergente de descendencia Ch’ol, entrenado en el arte plástico en la UNICACH en Tuxtla Gutiérrez, activo en la actividad artística en Tuxtla y San Cristóbal, y con un reconocimiento fuerte por su obra en exposiciones diversas y en el libro Mirar en Chiapas: artistas contemporáneos. Darwin explora la nostalgia y su profunda admiración por la vida comunitaria y la cultura milenaria de su pueblo.

Joel Pérez, o “El Fauno”, (Ocosingo, 1992), pintor e intelectual audaz, de origen tzeltal, con consciencia ecológica-ambiental profunda, de libre exploración de los significados personales y culturales de la vida de las Cañadas y la Selva. Creció en un entorno multicultural a nivel local en la comunidad de Francisco Villa. Estudió antropología en la UNACH, en San Cristóbal, y ha exhibido su arte en Chiapas y otras partes de México.

Carlos de la Cruz, (San Cristóbal de Las Casas, 1989), pintor, dibujante y poeta, de padres de descendencia zinacanteca, y hoy maestro de primaria, en el municipio de Cancuc. Al trabajar en uno de los municipios más empobrecidos, su propuesta es una visión de la infancia donde se relacionan la inocencia con la temprana responsabilidad familiar y social; hace una exploración de la cosmovisión a través de lo personal y social.

Manuel Roblero, o Yoco,  (Motozintla, 1997), artista emergente autodidacto, apasionado por la pintura, inspirado en la escuela chiapaneca del arte figurativo combinado con el arte de medios. Es joven originario de la región del pueblo mocho y mam. Roblero ejerce como maestro de artes plásticas en la casa de cultura de Motozintla, y es promotor cultural en la población de jóvenes con alguna adicción.

Inocencias e Identidades: el plural no sólo marca el grupo compuesto de cinco individuos, sino que anuncia el abanico de identidades multiculturales construidas – y en revisión – por los artistas mayas contemporáneos. Todos son urbanos/rurales, de distintas maneras. El nunca ausente ecologismo está defendido desde el ser del pueblo originario, pero también amenazado por los pueblos a la merced del neo colonialismo.

¿Identidad mexicana, identidad del pueblo primario? “Cada artista responde con una fusión propia de estas identidades, mismo que se simboliza en sus obras”, comentan.  La uniformidad ahora de la globalización se debate con autoafirmación y la sublevación.

Cada uno de los cinco artistas hacen uso de la  simbología maya con más y menos iconofilia e iconoclastia. El animal nahual, por ejemplo, aparece con reverencia; y reaparece, disminuido, en forma de la figura artesanal comercial turística.

El realismo mágico refleja la manera en que las culturas de Latinoamérica representan su cultura a partir de sus propias herencias culturales con sus contenidos míticos y sobrenaturales. La energía es un principio de ser y la propuesta actual de los artistas mayas refleja que en el mundo todas las cosas poseen energía.  En su amplio sentido está el manejo de una realidad desde el perspectiva de lo mágico-sagrado.

Pero la niñez, en la obra de todos los Hombres Rayo, emerge como el símbolo central para entender las identidades personales, indígenas-universales. “¿Quién eres?” Intuitivamente, cada persona se remite a la memoria de su niñez.

Allí existe la nostalgia, el trauma, la honestidad descubierta en su desnudez natural y emocional. También la infancia y niñez representa la vulnerabilidad. ¿Es víctima de la injusticia o partícipe en su cultura? No hay respuesta fácil. Pero sobre todo es inicio  con inocencia                                            de la construcción de identidades con constanterenovación creativa.

La infancia es hablar sin palabras, correr descalzo, rayar el cielo.
(Carlos de la Cruz)

 

2