Saúl Kak

Video

Saúl Kak

Artista plástico

Esquipulas Guayabal, Rayón, 1985.

Heredero de la cultura zoque, con raíces en Chapultenango, devastado en 1982 por la erupción del volcán Chichonal, desde niño plasma imágenes. Interesado en la historia de su gente, camina por los pueblos. Entre viajes internos y externos, pinta lienzos y murales.

Su obra rescata los valores de las culturas mesoamericanas. Para el la zoque, “abuela de todas”, sobrevive a penas. Plasma esa decadencia: “Nos previenen de lo que va a suceder” porque “les danza la muerte alrededor”.

Su leitmotiv es que el ojo universal del hombre y el pensamiento transforman las formas de interpretar la realidad, como en su cuadro Las tres mujeres de los Altos. Entonces el signo genera duda.

Saúl se compromete. Es activista por los derechos de los migrantes y los indios de México e incursiona en el mural homenajeando al pueblo zoque, como con La cena migrante y La 72. Realiza documentales en cortometraje, aunque su conocimiento en la edición de videos es autodidacto, e incursiona en el fotoperiodismo.

En conmemoración de los 33 años de la erupción del Chichonal, que cambió la vida del pueblo zoque, presentó un mural en Galería de Arte “Gustavo Alvino Flores” y un lienzo para muestra en Galería Muy, enfocándose en la historia de Nuevo Carmen Tonapac.

Según el crítico Magno Fernández dos Reis: “…la obra no es un mero producto de consumo impulsado por galerías y comerciantes; por lo tanto, el artista debe evitar la moda voraz de un mercado perverso. Por otro lado la tecnología instituyó un corte con el pasado pero ella no es la causa del cambio social sino la fuente potenciadora.  La serie de obras de Saúl Kak nos enseña los contornos del siglo XXI, su originalidad, dejando claro que el arte juega un papel importante en este siglo porque corrige nuestra mirada, desvendando las líneas de continuidad que persisten en su interior. Los símbolos zoques rescatados por el pintor muestran una reflexión sobre el cambio social a largo plazo. Lo que vivimos en este siglo tiene raíces en la civilización  mesoamericana, anterior a la tecnología y a un capitalismo desorganizado y perverso. Un nuevo Chiapas está siendo delineado, en el cual la identidad de antaño debe ser preservada.”